Probióticos para la Mastitis

La mastitis es la inflamación de los conductos mamarios, que además puede ir acompañada de signos de infección. Por esta razón, no siempre se manifiesta con enrojecimiento y fiebre.

Probióticos para la Mastitis Muchas veces, el único signo es dolor en forma de pinchazos y zonas de induración, de tal manera que es infradiagnosticada.

La mastitis se produce por una alteración de la flora bacteriana (microbiota) propia de la glándula mamaria, que durante la época de la lactancia debe estar en equilibrio.

Esta microbiota está formada principalmente por estafilococos, estreptococos y lactobacillus. En la mastitis infecciosa aparece un aumento de los estafilococos y estreptococos y descenso de lactobacillus.

El tratamiento de elección es la antibioterapia,  pero en muchas ocasiones, gran parte de los agentes causantes de la mastitis son resistentes a los antibióticos usados como primera línea (generalmente beta-lactámicos). Dado que la mayor parte de los estafilococos implicados en la mastitis son resistentes a estos antibióticos, el tratamiento suele conducir a un empeoramiento de los síntomas y a una cronificación de la infección.

El tratamiento con probióticos consiste en la administración los lactobacilos presentes en la leche materna, pero que se encuentran disminuidos en la de las madres afectadas de mastitis. De está forma se consigue restablecer el equilibrio microbiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *